Calistea

Calistea vendía dulces en un pueblo de Soria una vez al mes. Lo hacía junto al resto de novicias del convento, bajo las instrucciones de Antonia, la hermana superiora, y el hábito que utilizaba para esos días, que siempre caían en domingo, era dos tallas más grande que el que usaba en el convento. Era…

Read more